18 Jun, 2012

Alentejo – llanura, sol y calma



Llanura AlentejoUn paraíso para el turismo rural bañado por el Atlántico. Desde las cálidas y tranquilas llanuras hasta las hermosas playas y calas bañadas por el Atlántico, Alentejo es todo un lugar idílico para disfrutar con serenidad de unas inolvidables vacaciones. Y es que en Alentejo abundan los pequeños pueblos con el encanto de antaño, rodeados de tierra de labranza, alcornoques y vides, que nos abren las puertas a un turismo rural vacaciones para el silencio y el descanso.

Considerada una de las ciudades más hermosas de Portugal, Évora, es la capital administrativa de la región. Poblada desde tiempos inmemoriales, Évora ha sabido conservar su rico patrimonio arquitectónico para disfrute del visitante y en ella es fácil perderse entre el rico legado de su esplendoroso pasado. Recorrer sus calles, es descubrir sus hermosas iglesias, admirar los restos del templo a Diana, todo, sin olvidar la capilla de los huesos en la iglesia de San Francisco.

Marvão, Mértola, Monsaraz son otros de los lugares que no debemos dejar al planificar nuestro viaje, donde sus escarpadas calles y sus fortificaciones harán las delicias de los amantes de la naturaleza. Pero quizás, sea Castelo de Vide uno de los grandes olvidados del turismo rural y es que Castelo de Vide encierra entre sus murallas una sorprendente ciudad medieval.

Los amantes de la fina arena blanca que recorre la costa Vicentina del Alentejo, podrán apreciar la riqueza de sus playas casi salvajes y los exuberantes acantilados, sus ciudades costeras donde podremos saborear su pescado fresco, sus calles bañadas por la brisa del mar y el encanto de su gente.

Alentejo, también es sinónimo de vinos, y es que entre sus llanuras se producen algunos de los tintos y blancos más significativos del país que se unen a su rica gastronomía. Portalegre, Évora y Beja son ciudades que nos cautivaran y encontraran las delicias de nuestros sentidos.

Deja una respuesta

Mensaje:

Categorías