AzulejosTanto gustó a los reyes de Portugal el efecto que producían los azulejos en la decoración de las edificaciones árabes, que no dudaron en traer, primero de Sevilla y posteriormente de Italia, azulejos diseñados para cubrir y adornar los edificios más significativos del país. Y tanto penetró en el alma de Portugal el lenguaje de este arte que pronto los azulejos fueron creados en tierras lusitanas y los grandes maestros no tardaron en expresar con ellos la idiosincrasia del pueblo portugués.

Hace ya más de cinco siglos que en la arquitectura de Portugal se usa el azulejo como elemento estético esencial y, como en las demás artes, en él pueden apreciarse los cambiantes temas y estilos que se suceden, es decir, la evolución técnica y espiritual que conlleva el paso del tiempo. El azulejo reviste de color y expresividad estancias, fachadas y patios; convierte conventos, palacios, jardines… en creaciones únicas. ¡Hasta el metro posee un ambiente singular! La tendencia artística actual ha designado también al azulejo para ser protagonista de los espacios públicos, sobre todo en grandes ciudades como Lisboa, donde es necesario cubrir el gris cemento con arte popular, reivindicativo y cargado de color.

Al visitar Portugal encontramos ejemplos representativos de diversas épocas, como el palacio de los Marqueses de Fronteira en Lisboa, del siglo XVII, ¡pero todo el país es un museo!, así lo corroboran el palacio de Buçaco o el monasterio de Alcobaça. Es más, solo hay que caminar por las calles de Sintra para admirar los nombres de estas escritos en adornados azulejos que recuerdan a la cerámica de Talavera con sus colores. Figuras geométricas, escenas populares y muy diferentes motivos alegran los numerosos palacios de esta hermosísima y misteriosa ciudad.

Todos los que deseen conocer estos cinco siglos de historia del arte portugués deben acercarse al Museo Nacional del Azulejo, instalado en un incomparable entorno, el precioso convento Madre de Deus fundado en Lisboa por la reina Leonor en el año 1509. El azulejo evoluciona con los tiempos y no tiene edad. Es un fiel acompañante intemporal que el alma de Portugal encontró.



Un destino perfecto para sus vacaciones, Portugal es caracterizado por su magnificas playas, su clima mediterráneo, y las innombrables actividades interesantes que va a embellecer nuestras vacaciones.

Podemos empezar nuestro viaje partiendo del hermoso muelle de Portugal, Ayamonte en Huelva para descubrir el magnifico río Guadiana, hasta llegar a Villa Real de Santo Antonio. Todo eso está oferta abordo de un crucero por el Mediterráneo, el barco nos ofrece un viaje con mucha distracción, animación y una multitud de actividades interesantes. Durante el viaje podemos aprovechar de un paseo con una espectacular vista panorámica del río Guadiana, y un paisaje deslumbrante, donde podemos apreciar la extensa vegetación y la amplia variedad de increíbles aves acuáticas que recubre la costa del río Guadiana. Además pasaremos por debajo del puente que une España con Portugal, un lugar increíble y único.

Pero no es todo podemos también descubrir la bella ciudad de Huelva al sur de Portugal, relajar en su playa con arena blanca, el agua azul rodeada de paz y tranquilidad y para los amantes de la naturaleza podemos hacer excursiones en Sierras de Aracena dónde se puede visitar la Gruta de las Maravillas y sus increíbles castillos.

Después de una larga jornada en estos encantadores lugares, podemos descansar a bordo del barco, beber cóctel en el bar, bailar en discoteca o cenar desde la proa del crucero. El barco nos ofrece unas varias animaciones y actividades para que todos los viajeros pueden disfrutar completamente de sus días de vacaciones. Los servicios de habitaciones y la personales a bordo ponen en ejecución todos los medios para satisfacernos.

Pues para sus vacaciones de verano, le propongo un crucero con destino de Portugal. Un viaje de descubrimiento, de relajación y sobre todo un viaje inolvidable.



Vacaciones en AlgarveEl Algarve es una de las zonas más visitadas de Portugal por ofrecer a los viajeros, además de una excelente gastronomía, innumerables playas de fina arena dorada donde disfrutar del sol y de aguas templadas durante casi todo el año.

El cálido sur de Portugal, bañado por el océano Atlántico, ofrece 150 km de costa donde las playas más variadas se alternan con dunas y sugerentes acantilados. El carácter acogedor y sencillo de los portugueses contribuye a que el viajero se sienta como en casa cuando recorre, entre otras, las callecitas del entrañable pueblo pesquero de Albufeira o visita históricas ciudades del sur de Portugal como Lagos. Pero es curioso que tampoco eche de menos su hogar al aprovechar su tiempo libre en las marinas –Vilamoura, Albufeira o Portimão–, hoteles de lujo o complejos turísticos del Algarve; lugares todos ellos dotados de modernas y confortables infraestructuras en los que los visitantes tienen a su disposición los servicios deseados y una amplia oferta de actividades y lugares de ocio.

Las playas – El Algarve es, sin duda, uno de los mejores lugares para los amantes de la playa y las vacaciones al sol. Aquellos que visitan una y otra vez el Algarve saben que podrán gozar desde abril hasta octubre del buen tiempo y de hermosas y muy diferentes playas, entre las que todos han encontrado su favorita.

Los que aman el surf poseen en los alrededores de Sagres los lugares ideales para la práctica de este deporte. La playa de Arrifama es, además de un lugar donde deleitarse contemplando magníficos acantilados y grandes olas, una de las más bellas. Aunque igualmente lo es la playa de Barriga, con sus inmensos arenales.

La playa de Barril, situada en una isla frente a Tavira, es también un lugar idílico donde los que quieran gozar de la soledad encontrarán una amplia extensión de arena donde hacerlo. Para todos aquellos que deseen ver las doradas peñas que caracterizan el Algarve, la playa de Dona Ana, situada en Lagos, es el lugar que no pueden perderse. En esta zona de la costa son numerosas las grutas, a las que se puede acceder en lancha. También es posible contratar un paseo en barco para recorrer los caminos que el mar dibuja entre las rocas.



Llanura AlentejoUn paraíso para el turismo rural bañado por el Atlántico. Desde las cálidas y tranquilas llanuras hasta las hermosas playas y calas bañadas por el Atlántico, Alentejo es todo un lugar idílico para disfrutar con serenidad de unas inolvidables vacaciones. Y es que en Alentejo abundan los pequeños pueblos con el encanto de antaño, rodeados de tierra de labranza, alcornoques y vides, que nos abren las puertas a un turismo rural vacaciones para el silencio y el descanso.

Categorías